PORTBOU

PORTBOU

ESPAÑA  CATALUÑA  ALT EMPORDÀ  PORTBOU

Dia completo

A menudo los lugares fronterizos ejercen una atracción especial. Portbou no es una excepción :

Último pueblo de los Pirineos, primera frontera del país y pueblo más al norte del Mediterráneo.

Lleno de playas y calas vírgenes. Quizás el pueblo más salvaje de la llamada Costa Brava y uno de los últimos lugares donde aún se puede escuchar el silencio, mientras pescamos, nos perdemos en un pequeño bote o nos dejamos cautivar por sus impresionantes aguas azules. Una gran cordillera se adentra en el mar con picos altos que dan como resultado un paisaje de montañas costeras escarpadas, desde donde se alcanzan todos los horizontes, dominada todo el tiempo por el mar azul y la potenteTramontana que domina la actividad humana de estas tierras.

“Re-descubierto” por los turistas del norte de Europa a principios de la década de 1950; cada verano, los viajeros vienen de cualquier parte en busca del sol y sus pequeñas playas. El turismo se ha convertido en la principal actividad económica local con una industria turística tan auténtica y pequeña como antes, manteniendo así la idiosincrasia del pueblo y teniendo esta sensación de viaje “iniciatico”. Al bajar del tren todo está a mano,  la frontera, las montañas francesas solo un paseo; el puerto al fondo, con todo tipo de embarcaciones, de las más lujosas hasta las más tradicionales, el cementerio o la pequeña capilla del promontorio.

En 1940 en Portbou tuvo lugar la última batalla de la guerra civil española. Aquel mismo año, el filósofo e historiador alemán, Walter Benjamin, encontró aquí la muerte en septiembre de 1940 en el Hotel de Francia. Muerte que sigue siendo un misterio. Reconocido como uno de los filósofos más importantes del siglo XX, se le ha dedicado una ruta inspiradora y  un Memorial llamado “Pasajes” construido en 1999 por el artista israelí Dani Karavan aquí. Una escalera desciende hacia el mar, solo detenida por un cristál que bordea el abismo. Es una canción para silenciarse, detenerse un momento en medio de todo el ruido, y pensar que detrás de nosotros hubieron vidas y pasaron cosas. Un mes después, en octubre de 1940, Hannah Arendt, amiga personal de Benjamin y tan poco ortodoxa como él, visitó su tumba y poco después escribió: “El cementerio frente a la bahía, directamente en el Mediterráneo, está tallado en piedra y se desliza sobre el acantilado.  Es uno de los lugares más fantásticos y hermosos que he visto.”

Visitaremos: El Memorial y ruta Walter Benjamin, la iglesia neogótica de Santa María, la Estación internacional de trenes construida en 1929, el Cementerio, las casas relevantes, la Fuente de agua “Ninots”, pequeñas plazas llenas de vida y las exquisiteces locales.

SOLICITA INFORMACIÓN

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar